1/23/2017

LOS CAMPEONES SIEMPRE HACEN MÁS

¡Queridos Freezers!

Entre sorbos de café, dejo que la melancolía, que regala el frío de este clima, me ayude a crear un nuevo artículo.

Las palabras pretenden nacer para divagar sobre los sueños y los campeones.

¿Tenéis un sueño por el que luchar? ¿Queréis destacar? ¿Conseguir algo por lo que muchos pelean? ¿Queréis sentiros campeones? 

Ronda Rousey dice en su biografía, que para ser un campeón en algo siempre hay que dar más, hacer más que los demás. No conformarse.

Soy de las que cree que la fórmula para triunfar no es otra que seguir peleando cada día con todas nuestras fuerzas. No rendirse. No venirse abajo. Mostrar la cara al enemigo, aunque este seas tú mismo.

Por experiencia, sé que a momentos es demasiado difícil. Siempre hay lastres que intentarán pararnos en nuestro camino hacia la meta. Tendremos días grises de tormentas dentro del corazón. Habrá momentos de lágrimas amargando el alma. La vida es así. Pero debemos seguir en pie sin importarnos las trabas que se nos pongan delante.

Sí queremos ser campeones…

Tenemos que entrenar cada día en aquello que queremos conseguir. Luchar por nuestros sueños hasta que se nos desgasten las fuerzas, el sudor y las lágrimas, porque si no duele dicen que no vale. Soñar con que podemos conseguirlo y volver a empezar. 

Crear nuestra propia rutina hacia la efectividad.

Si sueñas con ser escritor… Tienes que escribir todos los días. Machacar las ideas hasta desangrarte en palabras, deshacerte en el papel dejando hablar al corazón, para que los lectores al descubrirlas puedan sentir al menos la mitad de lo que tú sentiste al imaginarlas.

Si sueñas con bailar, tendrás que mover tus pies una y otra vez hasta que tus piernas no aguanten más. Practicar. Innovar. Regalar el corazón en cada gesto de tu cuerpo. No quedarte parado en el mismo lugar esperando a que surja el movimiento.

Si sueñas con subirte a un ring y ganar el combate, tendrás que prepararte tanto física como mentalmente para dar la mejor versión de ti mismo. Para no claudicar en la lucha. Sabiendo que la persona que se enfrentará a ti también pretenderá ser el mejor. 

Luchar a muerte es la única manera de sobrevivir en el camino que elijamos. 

Si quieres ser el campeón, tendrás que hacer más que los demás. Luchar más que los demás. 

Recuerda que nadie regala nada.

Debes seguir caminando aunque estés cansado. Reprimir el dolor y dejarlo abandonado en un rincón perdido de tu mente. Silenciar todos tus demonios, expulsar de tu alma la negatividad de los miedos y fracasos.

Debes dejar atrás todo lo que te impida llegar a la meta que te hayas trazado.

Para ser campeón tenemos que saltar más lejos de lo que se espera de nosotros.

¿Cuántas veces te han dicho que no lo conseguirás? ¿Cuántas veces te han hecho sentirte inferior?

La única manera de destacar en algo es seguir nuestro camino sin que nos importe ser más que los demás. La vida y el tiempo lo acaban poniendo todo en su lugar.

Tenemos que seguir corriendo, luchando, sonriendo, sin agachar la cabeza. Levantar el puño, saltar, atravesar los muros invisibles de nuestra mente, mirar al cielo con orgullo, dar nuevos pasos, pulsar distintas teclas, avanzar para seguir creciendo. 

Pero jamás creernos los mejores. Eso únicamente nos hace más pequeños. Eso solo provoca que no demos de nosotros todo lo que debemos dar.

Tenemos que creer en nosotros mismos. Soñarnos cumpliendo nuestras metas. Luchar. Luchar y luchar. Es la única manera de llegar hasta el final creyéndonos campeones. Sabiéndonos la mejor versión que tenemos. Siendo diferentes.

Porque campeón no es aquel que gana. 

Un campeón es aquel que da todo lo que tiene por conseguir lo que anhela, un campeón no se detiene. Es aquel que se deja la piel, el corazón y el alma por sus sueños, por lo que le motiva, por lo que le hace levantarse cada mañana con una sonrisa en la boca.

Porque el que quiere, puede. Porque el que pelea, gana.

Campeón es aquel que lucha más que los demás, que hace todo lo posible por vencer. Es aquel que evoluciona constantemente, que aspira a más de lo que la vida le ofrece. Es aquel que no se conforma con soñar, es aquel que convierte todos sus sueños en una realidad.

¿Tú que quieres ser?


¿Un campeón o una persona cualquiera más?

¿Tienes un sueño? ¡Pues te animo a luchar por él!

Hasta el final. Sin excusas. Derribando muros. Sin dejar de sonreír.

¿Luchamos?

¡Un abrazo escarcha!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos aquellos comentarios sin respeto serán eliminados automáticamente.