1/09/2017

¿EN QUÉ MOMENTO CRUZAS EL LÍMITE QUE TE IMPIDE SOÑAR A LO GRANDE?

¡Queridos Freezers!

Hoy, en la primera publicación del año 2017, quisiera reflexionar, con el café de la tarde, sobre todas esas cosas que nos impiden conseguir lo que queremos.

Ahora que comienza el año, y que hemos escrito en nuestras libretas de sueños y metas por conseguir todos esos propósitos que nos proponemos cada Enero...

¿Quién decide si nuestros sueños son demasiado grandes?

¿Os habéis parado a pensar alguna vez en todos los lastres que nosotros mismos nos ponemos en el camino?

Los complejos, la falta de confianza en lo que tenemos y en lo que somos, el miedo al fracaso, el agobio de la rutina, el cansancio acumulado, las decepciones, lo que otros piensan de nosotros y nuestras circunstancias.

Todo ello son piedras, más pequeñas o más grandes, que nos alejan de lo que ansiamos. Todo ello nos debilita, nos consume, nos harta.

A veces el problema no son los demás.

Sucede que a veces el problema somos realmente nosotros mismos.

Somos nuestro peor enemigo. El peor enemigo del hombre no es otro que su propio cerebro.

Nuestra cabeza a veces trabaja demasiado, y nos hace ver las cosas de distinta manera a como las deberíamos de ver.

Nuestras propias cicatrices, el pasado y la huella profunda que ha dejado en nosotros, la incertidumbre por el futuro y el no poder tenerlo todo bajo control, nos hacen tambalearnos y pensar que nuestros sueños son demasiado grandes para luchar por ellos.

O bien que nosotros somos demasiado pequeños para pelear por ellos. Y esto es todavía peor.
El límite que nos impide luchar por nuestros sueños, es una cuerdita muy fina.

¡Os lo aseguro!

Es tan sencillo esquivarlo como bajarse de un bordillo o dar un paso hacia adelante en una escalera.
Puede provocarnos miedo, dudas, vértigo. ¡Claro que sí!

Las emociones son infinitas. 

Lo que está claro es que jamás seremos la misma persona si nos deshacemos de ese límite invisible que nos impide ser una versión excelente y luchadora.de nosotros mismos

¿Visualizamos?

Pensad en vuestro sueño. En aquello que os motiva para levantaros cada día. En aquello que os ronca dentro del corazón, que late, que os habla dentro de vuestra sangre.

¿Lo tenéis?

¿Sí? ¿No?

¡Buscadlo!

Cuando lo hayáis encontrado, trazad una línea imaginaria que os separa de ello.

Pensad que a un lado de ella estáis vosotros mismos, llenos de interrogantes, miedos paralizantes, complejos y sonrisas fingidas.

En medio está la línea límite.

Al otro lado de ella hay otra imagen de vosotros que se siente a gusto, que sonríe con todas sus fuerzas, que se cree fuerte y que sabe que lo es, que salta de alegría, que está a puntito de rozar lo que desea con la yema de sus dedos.

La línea límite la marcáis vosotros. Vosotros decidís.

Estáis a tan solo un paso de la una y de la otra.

Tan solo tenéis que bajar del bordillo y cruzar la carretera.

Tan solo tenéis que subir un peldaño de la escalera.

¿Cruzamos el límite para avanzar?

¿Nos olvidamos de los pasos hacia atrás, de los miedos y de las dudas?

¿Nos creemos invencibles y disfrutamos de esa versión de nosotros mismos que lucha y que consigue?

¡Nos lo debemos! De no hacerlo nos estaremos perdiendo tantas cosas…nos estaremos negando tantas alegrías, tanto aprendizaje…

Aunque hayamos pasado mucho tiempo de nuestra existencia pensando que no podremos, que no nos merecemos soñar despiertos. Aunque a momentos el vértigo y el miedo a caer nos congele la piel. Aunque titubeemos.

Debemos caminar siempre hacia delante.

Tenemos que cruzar nuestros propios límites, deshacer nuestras barreras mentales, salir de nuestra zona de confort. Ser lo que queremos ser. Luchar por lo que deseamos luchar. Pero sobre todo conseguir. Conseguir nuestros sueños, acariciarlos, tocarlos, convertirlos en realidad.

Porque aunque no os lo digan, ¿sabéis qué?

Los sueños están para cumplirlos. Por eso nacen y existen. Y por ellos nacemos, avanzamos y vivimos.

Así que ¡venga! ¡Al lío!

¡A luchar por nuestros sueños hasta conseguirlos!

¡Un abrazo escarcha!

P.D: Gracias a todos los que compartieron mi anterior post en redes, porque ha superado las 487 visitas :-) ¡Gracias infinitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos aquellos comentarios sin respeto serán eliminados automáticamente.