9/08/2017

SOLTERA A LOS 30

¡Queridos Dirtys!

Doy el comienzo a la sección Dirty Thirty hablando de mi nueva situación.

Si llegas hasta aquí, tengas 20, 30, 31, (pánico que se acercan los 32), 40 o los que sean, seguro que te sientes identificada o identificado, que lo mismo algún hombre también me lee.

¡¡Estoy solteraaaa!!

Oh, my goooodddd!!!
¿Miedo?
Pues sí, los primeros días da un vértigo de la hostia, porque has estado muy acostumbrada a convivir con otra persona. Pero después le vas cogiendo el gusto a la soledad. Que siiiii. Aunque te sobre mucho tiempo, aunque el reloj no se me mueva cuando tú quieres.
Te conoces mucho mejor a ti misma porque ese silencio perpetuo te muestra taaanto. Te haces todavía mucho más fuerte en esa ausencia de ruido. ¡No te queda otra!
Después de una relación de diez años (se dice pronto…), vuelvo al camino que abandoné hace tiempo para hacer las cosas a mi manera, como siempre debí hacerlas.
Hay un mundo tan grande esperándome…
La vida da nuevas oportunidades todos los días para que podamos ser quienes queramos ser. Llega un momento en el que una despierta y se da cuenta de que no puede dar todo por una persona olvidándose de sí misma. Porque dar todo el amor del mundo de manera desinteresada no quiere decir que la otra persona te vaya a corresponder de igual forma. Ese fue el mayor error de mi vida. 
Dejarlo todo por alguien.
No cuidarme, no valorarme, no protegerme a mí misma, no labrarme mi propio futuro, abandonar mis amistades, fue mi mayor error. Enamorarme fue lo mejor, saber que puedo hacerlo, que puedo sentir, que no tengo ninguna tara. Compartir mi vida con esa persona también porque durante 10 años hubo muchísimas cosas por las que sonreír, pero también hubo otras que no estaban en el lugar correcto, que nunca lo estuvieron. Mi autoestima y dependencia fueron dos de ellas. El egoísmo de él fue el suyo.
Pero todo lo que sucede en la vida, sucede por una razón. Ahora con la mente fría sé que debió ocurrir para darme la oportunidad de conocerme, de descubrirme, de crecer como mujer. De darme la hostia de mi vida y salir más guerrera de ella.
Desperté (bendito Kick Boxing y su hacerme fuerte mentalmente) y me di cuenta de lo que estaba mal, de lo que ya no llevaría arreglo. Me hice fuerte y tomé la decisión de marcar territorio. Luché hasta dónde llegué. Y terminé por marcharme. Los lectores asiduos a este blog sabrán a qué me refiero.
Y ahora estoy sola, pero me tengo a mí misma, ahora sé lo que quiero y lo que no, sé lo que valgo y lo que no, de lo que estoy y estaré dispuesta a dar de mí a otra persona si tiene que llegar a mi destino.
Ahora sé que no necesito a un hombre que me quiera para quererme a mí misma. Ahora sé que puedo sonreír sin que un hombre borre la melancolía de mis pupilas con sus bromas. Ahora sé lo que es la soledad, llegar a casa y no tener a nadie más que a una gata preciosa que me putea más que darme mimos. Sé lo que es sentir frío porque el otro lado de la cama esté vacío y que esa escarcha no me duela ni me marchite. Sé lo que es respirar con el futuro incierto en mis pupilas y que no me importe nada más que seguir en pie luchando por mis sueños.
Porque ahora me tengo a mí misma como mujer. Primero solo tenía a otra persona. Y el vacío que había en mi alma, era un vacío que solo podía llenar yo. Yo. Yo. Yo.
Ahora tengo total libertad para los pasos que debo de afrontar. No tengo nadie a quién rendir cuentas, no tengo nadie que se pueda sentir mal por lo que hago, digo o siento. Ahora no tengo que silenciar mis Cariño, ni mis Te Quiero. Ahora puedo abrazar a quien quiera, hablar con quien quiera, tomar café o copas con quien quiera, ser quien siempre fui y quien nunca debí dejar de ser.
Ahora soy solo yo frente al mundo, frente a todas las cosas que me están pasando. Unas buenas, otras no tanto. Pero siempre hay alguien que te recuerda lo que sabes que eres, por si te despistas. Porque es en los peores momentos donde te das cuenta de las personas que tienes cerca, de los amigos que realmente son amigos.
Soy una puta leonaaaa.(Gracias, Miguel). Una guerrera de las que se deja la piel en todo lo que hace. Porque nunca supe hacer las cosas a medias. Y eso a veces no me beneficia, pero no importa. Siempre di y doy todo de mí. Cuando amo, cuando odio, cuando sueño, cuando lucho. Aunque me tropiece contra un muro de piedra, sigo adelante a cabezazos. La sangre, el sudor y las lágrimas no son más que la consecuencia de seguir en pie, latiendo, luchando, viviendo y no sobreviviendo.
Ya no pienso volver a sobrevivir. Porque merezco mucho más. Ahora lo sé. O quizá siempre lo supe, pero no tenía la fuerza para enfrentarlo.
No sé no entregarme por entera.
Y al final la vida me ha enseñado que mientras no me olvide de mí misma, tengo que seguir así, entregándome al 100% en todo lo que hago o siento porque solo así viviré como merezco vivir. Aunque el camino no sea fácil. Aunque tropiece. Aunque me caiga. Aunque duela. Lo verdaderamente importante nunca es fácil. Y si me entrego por entera y un día me vuelven a decepcionar sabré que el problema no le tengo yo, le tienen los demás, los que no saben valorarme como merezco.
Así que ahora lo único que me preocupa es vivir la vida. VIVIRLA como a mí me apetezca. Rodeada de todos aquellos que quieran compartirla conmigo, pero sin perder mi propia libertad, ni mi esencia como mujer.
Solteraaaaaa. Con toda una vida por delante. Porque los 30 son los 20 que no tuve como un día me dijo mi ahora ex suegra (entonces me molestaron esas palabras, ahora te doy las gracias y todo, porque tu zasca me hizo daño pero me abrió los ojos). Sin miedo, con mariposas de vértigo en el estómago, con ilusión y unas ganas locas de comerme el mundo.
Muchas ganas de todo. Y sí, con las hormonas revueltas, también. Lo acepto. Pero es algo que nos pasa a todas y a todos después de las rupturas.
¿Y esas hormonas como se apagan? Con primeras citas, pero también con juguetitosss…
¡Estad atentos, Dirtys!
Se avecina artículos más hot
Un abrazo sucio, de esos que provocan temblores en la respiración :P

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Mar! Por estar siempre ahí dispuesta a leer y darme publicidad. Eres un solete!

      Eliminar
  2. jajaja, ¿así que lo de las hormonas no soy yo sola? :P bueno, en mi caso estaba frozen total, pero llegó un British y titi, que mis casi 40 son los nuevos 20 también, pero mejor, porque ahora sé lo que quiero y sobre todo SE LO QUE NO QUIERO ;)
    a darlo todo, amor, siempre!!!

    XO XO XO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis hormonas están totalmente revolucionadas, y querer terminar el royecto Figther y que sea género erótico no ayuda nadaaaa xD
      Los 40, los 30, lo importante es ser felices, sentirnos jóvenes de espíritu y tener claro que si hemos llegado hasta aquí, que si lo hemos pasado mal o nos hemos sentido decepcionadas es porque lo que venga a partir de ahora va a ser la hostia de bueno. ;-)))
      Gracias , my bromance por estar a mi lado. Un día de estos me da la locura y me planto en Madrid ;-)
      XOXOXO

      Eliminar
  3. Pues nada, enhorabuena! Y a esperar nuevos artículos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer. Espero que te gusten los nuevos artículos.

      Eliminar

Todos aquellos comentarios sin respeto serán eliminados automáticamente.