9/04/2017

NUEVA VIDA. NUEVO CAMINO. NUEVA SECCIÓN

¡Queridos Freezers!

Al final la guerrera se cansó. Las decepciones, los comentarios dañinos, la falta de paciencia, y que la venda dejó de ocultar la vista pudo más que el amor que un día sentí.

Y las ganas de huir se convirtieron en la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo.

No ha sido un camino fácil. Desde hace un mes y medio mi vida ha sido un continuo caos de caídas, levantadas, lágrimas, nuevas ilusiones, pero sobre todo muchas sonrisas. Porque la nueva Beka Von Freeze ha decidido vivir el momento, quedarse únicamente con lo bueno y tirar hacia adelante exprimiendo cada día como si fuese el último.

Porque sí, mi vida ahora es un caos de indecisión, de tropiezos, de mirar al futuro con pánico, pero lo importante es que ahora es mi caos. Mi vida. La vida que yo quiera vivir. No la que otros quieran que viva. Y cuando comprendes eso...ya no hay vuelta atrás. Te sientes una mujer distinta.

Aunque la soledad apriete, aunque los fantasmas del pasado a veces me arrastren y cubran mi mirada de melancolía, las sonrisas que pronuncian mis labios cada día tienen un nuevo matiz. Un nuevo color que mostrar. Sin cadenas. En total libertad.

Ahora sé que no necesito a un hombre en mi vida para ser feliz. Porque ahora me tengo a mí misma. Beka tiene a Beka. Y eso es lo jodidamente importante. ¡Teneos!

Si aparece el guerrero adecuado para batallar conmigo la pelea de la vida, será bienvenido. Si no aparece está bien también. Porque lo importante es tenerse a uno mismo. Quererse. Valorarse. AMARSE. Y a veces nos olvidamos, nos perdemos y nos volvemos dependientes de la otra persona. Le damos un poder que no necesita ni ha pedido. Pero también una obligación. Porque cuando les entregamos todo deseamos que también sea así, y en el fondo, estamos pidiendo demasiado. Llegarán las decepciones, las insatisfacciones, la pérdida de autoestima. No debemos hacer eso. Y todo esto se ve cuando todo se rompe.

Porque en las relaciones de amor no hay que pedir. No hay que mendigar oportunidades, no hay que mendigar nada porque nos estaríamos rebajando frente a la otra persona. O se da o no se da. El que quiere estar a tu lado lo demuestra cada día, te lo hace saber, con detalles, con palabras. Te cuida. Te protege. Te mima. No te obliga a ser quien no eres.

Al igual que en las relaciones de amistad, uno nunca debe abandonarse a sí mismo y perder su propia libertad. Hay que quererse y respetarse, aceptarse, sin cambiar al otro que es lo realmente difícil. Ceder en unas cosas uno, en otras otro, pero nunca, NUNCA, dejar de ser nosotros para ser otra persona.

Y cuando el amor deja de ser ciego, esa libertad individual sale a flote y cuando no la consigues, todo se desmorona. Ya no hay sonrisas, ni magia, ni nada. Los buenos momentos quedan relegados a un segundo plano.

Es hora de decir adiós. Pero no un Hasta Luego. Sino un ADIÓS con mayúsculas.

Así soy yo. Puedo tardar en tomar la decisión. Pero cuando la tomo es para siempre. Las puertas entreabiertas generan corrientes. O se dejan abiertas. O se cierran de un portazo.

Y tras la despedida, es hora de empezar un nuevo camino, no desde cero porque es imposible. Pero sí una nueva vida en la que aprender de los errores del pasado, tener muy claro desde el principio lo que se quiere de una relación y lo que no. Lo que se es verdaderamente como persona y lo que no.

Sé, que mientras estáis leyendo, os estáis sintiendo identificados. Tanto mujeres como hombres. Me consta por las charlas que he tenido con vosotros. Perderse y no valorarse no es solo monopolio de la mujer.

Y puede que al principio nos cueste un triunfo conectar, conocer a alguien que quiera lo mismo que nosotros, en este mundo de redes sociales, de prisas y de superficialidades es muy difícil confiar, pero hay que hacerlo porque el destino es sabio.

Además ahora ya sabemos lo que deseamos y lo que no. Ahora sabemos lo que necesitamos en la persona que de verdad quiera acompañarnos. Ahora sabemos lo que estamos dispuestas a entregar y lo que no entregaremos jamás.

Nueva vida. Nuevo camino. Nueva sección.

Beka Von Freeze se desata para ser quién siempre quiso ser.

Siempre he sido un corazón de mente abierta, una chica del siglo XXI sin pelos en la lengua, un alma sexual escondida en una romántica empedernida. Siempre he sido muy emocional, y si he hablado con tapujos era por no molestar a otra persona. Ahora ya no hay nadie en mi vida al que molestar al ser explícita y hablar de ciertos temas, de ciertos libros y películas, de ciertos juguetitos. Ahora puedo ser yo en mi máximo esplendor.

El que quiera se quedará y leerá. El que no, se marchará. Pero creo que esta nueva sección os gustará, porque una vez más voy a hablar de mis sentimientos. No de otras personas, no habrá nombres, tranquilos, sino de cómo me siento como mujer, de cómo estoy sintiendo los cambios que se están produciendo en mí. Son tantos...

Y sé que habrá mujeres de 25 a 40 que se sentirán identificadas. Ya me lo han dicho por mensajes privados (gracias por la acogida, de verdad, sois un amor, mis letras no serían nada sin vosotros). Y si con mis locuras consigo que esas mujeres que como yo están viviendo una nueva vida desde cero a partir de los 30 o a cualquier edad, se sientan comprendidas, identificadas y que no están solas, ya he conseguido muchísimo y más de lo que espero con esta columna.

A parte de conocerme a mí misma mientras escribo, que es la idea principal. Vaciarme de mis fobias y locuras.

Habrá nuevos artículos. Desvaríos con esa mezcla entre humor negro y Carrie Bradsaw, ese personaje favorito de Sexo en Nueva York por el que un día decidí que quería escribir artículos así.

Hablaré de la soltería a los 30, de primeras citas tras una relación larga, de la soledad que nos abraza cuando has estado acompañado mucho tiempo y luego llegas a casa y no tienes nada, los consejos de nuestros mejores amigos tíos (porque sí, ahora vuelvo a tener amigos de género masculino sin tener que sentirme mal por ello), redescubrir el sexo y la llegada de los benditos vibradores, sin cadenas, sin límites, sin sentirme lastrada por nadie.

¡Espero que os gusten y me acompañéis en esta nueva etapa!

El vértigo ahora mismo me puede, pero creo que este proyecto puede salir bien...

¡El tiempo lo dirá!

¿Me acompañáis?

¡Un abrazo escarcha!

4 comentarios:

  1. Lo primero que te digo es : Te acompañado, en tu nueva andadura porque la decisión que has tomado de conocerte a ti misma es la base fundamental para ahora luchar y disfrutar de todo aquello que no podias por no molestar .
    Ahora es tu momento de soltar todo lo que tenías encerrado en tu interior que se que es mucho .
    Adelante con tus locuras disfruta de ellas ..
    Yo si me lo permites aquí estaré para disfrutar de esas locuras y de tus letras .
    Bienvenida a esta vida llena de locuras sin tapujos .
    Un abrazo inmenso desde la distancia pero al mismo tiempo tan cerca .
    Un millón de besos guerrera

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. estoy deseando leerte en todo tu esplendor :D OLE TU!!
    <3 <3 <3

    ResponderEliminar

Todos aquellos comentarios sin respeto serán eliminados automáticamente.